Inicio»Puentes»Comenzar a leer»Un calor cercano al deseo

Un calor cercano al deseo

1
Compartidos
Pinterest Google+
No sé el nombre de casi nada, tengo la boca
llena de ceniza, de una tierra humeante.
Nada, es lo que te digo.
        Rasgo nuestros cuerpos de entonces
blancos, duros, abiertos.
Un paisaje borroso, imposible de enfocar.
Esto es lo que se me escapa.
La silueta de la palabra indecible
me produce un calor cercano al deseo.
Ve ese pájaro sin nombre cada amanecer
como preguntando, como recordándome
la cuestión. ¿Cómo llamar al invierno?
Chimeneas ciegas atrayéndolo todo hacia adentro.
Decir es traer o ya no.9788494457029-Todo-lo-zurdo

Este poema pertenece al libro Todo lo zurdo, de Víctor M. Díez, de venta en nuestra red de librerías.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *