Inicio»Gente de letras»Conversaciones»¿Qué es ‘Principia’? Una conversación —breve— con sus editores

¿Qué es ‘Principia’? Una conversación —breve— con sus editores

7
Compartidos
Pinterest Google+

Este viernes pasado tuvimos la oportunidad de asistir a una de las charlas que han estado —y siguen, seguiremos— organizando los editores de esta publicación desde que saliera el primer episodio de la primera temporada de Principa para dar a conocer lo que hacen. Fue en Librería Jarcha, celebrando el día de las librerías. Tuvimos unos minutos para charlar con ellos y hacerles unas fotos. Así se los presentamos:

De izquierda a derecha: Cristina Escandón, Javier Díaz-Romeral y Quique Royuela. Costó unos minutos que se sentaran. Más abajo les verán mejor.

¿Quiénes sois? 

De cara al público, en la ventanilla de reclamaciones, estamos los promotores de la idea: Cristina Escandón, bióloga y diseñadora gráfica; Javier Díaz-Romeral, ingeniero y maestro de la web y Quique Royuela, virólogo y chico de los recados de Principia. Y no nos podemos olvidar de todos los colaboradores que han hecho posible que este proyecto salga adelante, tanto en todo el trabajo de la web como en la revista impresa. Redactores, equipo de edición, ilustradores, etc. Somos muy afortunados al contar con un equipo tan maravilloso.

Pagáis a todo el mundo de verdad, no es una pose…

Cuando decidimos crear Principia después de editar durante cinco años una revista de ciencia on-line y gratuita (todos participábamos por amor al arte), una de nuestras premisas era que el proyecto fuera sostenible. Esta sostenibilidad se basa en la remuneración porque los proyectos colaborativos tienen fecha de caducidad. La gente se cansa, como es normal. Además, ha de ser sostenible para todos, no sólo para los promotores de la idea. Es la única manera en la que creemos que el proyecto puede perdurar en el tiempo, con la calidad y el compromiso necesarios y, de esta manera, conseguir uno de los (ambiciosos) objetivos que tiene Principia: que la ciencia forme parte de la cultura. En el Episodio 1 de la revista impresa han participado 50 personas y a todas se les ha pagado. Es una gran satisfacción escuchar, por ejemplo, que ilustradores con un enorme talento han obtenido su primera remuneración profesional como ilustradores gracias a Principia.

Pricipia-en-jarcha-2
Los editores, ufanos

¿Cómo surge la idea? 

Principia es una idea que nos lleva rondando muchos años, desde que éramos becarios de investigación. Siempre quisimos hacer una revista de ciencia, pero no teníamos ni los medios ni la formación. De hecho, cuando lanzamos la revista on-line (que se llamaba JoF) nuestras intenciones eran buenas pero no teníamos ni idea de diseño ni a quiénesqueríamos dirigirnos y… lanzamos un primer número con una portada que podría habernos hundido la carrera antes de empezar. Menudo desastre. Afortunadamente, el contenido era de buena calidad y parece que los lectores nos lo perdonaron porque estuvimos publicando durante 5 años, jejeje. Ahora nos morimos de la risa cada vez que vemos esa portada (incluso la usamos en charlas como muestra de lo que NO se debe hacer). El caso es que éramos tan «inocentes» (digámoslo así) que nos parecía hasta buena; lo único que nos preocupaba era el reflejo de las gafas del tipo de la portada. Después nos fuimos formando, cogiendo experiencia, y esto nos llevó a darnos cuenta de que lo que hacíamos con JoF no era lo que más nos gustaba por una razón: no llegaba a gente de fuera del entorno académico y científico. Nosotros queríamos una revista cuidada, distinta, en la que la ciencia fuera una excusa para contar historias. Una revista para todos, no sólo para científicos o divulgadores de ciencia.

      Con el eslogan queremos reivindicar la ciencia como parte indivisible de la cultura.

¿Qué queréis decir con vuestro eslogan «una única cultura»?

Aborrecemos el término «cultura científica». ¡Como si la ciencia no formase parte de la cultura! La división entre ciencias y humanidades no existe. Quienes se empeñan en fragmentar la cultura sólo buscan una excusa para justificar la ignorancia. Si preguntas en tu entorno más cercano, seguro que todos son capaces de nombrar a un buen puñado de escritores o pintores y sin embargo no sabrían mencionar a tres científicos (¡no te digo ya españoles!) como Jenner —médico que desarrolló la vacuna de la viruela—, Rosalind Franklin —gracias a la que se pudo describir la estructura del ADN— o Newton —que con 23 años revolucionó la ciencia y la forma de ver el mundo—. No queremos tener que elegir entre ciencias o letras. Además, aportamos todo el arte que aportan los ilustradores. Con el eslogan queremos reivindicar la ciencia como parte indivisible de la cultura.

La revista es cara… para alguien que no sabe qué cuesta, al menos. 

¡No estamos de acuerdo! Una revista semestral, de 100 páginas, donde participan 50 personas, su precio son 15€. No es cara. El problema es que mucha gente se está acostumbrando al «todo gratis» o «barato-barato» y parece que las cosas no cuestan nada hacerlas, pero sí que cuestan. Un huevo. Cuesta muchísimo poder hacer algo tan elaborado, riguroso, cuidado y de tanta calidad, no sólo en el contenido sino también en el continente. No es una revista de usar y tirar, sino un objeto de colección. Cuando la tienes entre las manos te das cuenta de ello. Y esto cuesta mucho.

Y eso sin contar la cantidad de ibuprofenos para el dolor de cabeza y de espalda… Además, la tirada que hacemos es pequeña, por lo que para poder financiar el número siguiente tenemos que vender mucho (y no es nada fácil), por eso nuestro objetivo es aumentar el número de suscriptores para poder conseguir sacar una mayor tirada de ejemplares y con ello ofrecer un menor precio. Por menos de ese precio, Principia no existiría: ésa es la realidad.

Elegid un artículo cada uno de este primer número. Yo elijo también, el de Rasputin, lo que costó matar al hombre. Es descacharrante, a la par que didáctico…

Quique: Elijo «A hombros de Gigantes», sobre la vida de Newton, por lo inspirador que resulta que un joven de 23 años cambiara la forma de entender el universo, cómo revolucionó no sólo la ciencia, sino nuestra forma de ver las cosas.

Javi: Me quedo con «Carne y metal: el alma biónica de Darth Vader». Me gusta la idea de llevar un personaje de ficción  a la realidad. La fusión hombre-máquina es algo que está aquí.

Cris: Yo me quedo con «Querido Fiodor», es una sección que me encanta sobre mujeres de ciencia en el que de una manera más allá de una biografía convencional se cuenta la vida de una mujer dedicada a la ciencia, son historias de superación, dedicación y valentía.

El próximo número sale ahora en Diciembre, y la idea es publicar semestralmente. Además, aparece también en diciembre Principia Kids.

13112015-_MG_1950
Bernardo Herrandón, uno de los colaboradores de Principia charlando con Javi, minutos antes de comenzar su intervención

Contadnos algo, un adelanto.

Principia kids es un sueño hecho realidad, estamos disfrutando, nos estamos divirtiendo. La idea de intentar crear con la publicación vocaciones científicas entre los más pequeños nos encanta o simplemente enseñarles lo importante que es esforzarse, que en ocasiones las equivocaciones son necesarias y que usar la imaginación para resolver los problemas es una herramienta poderosa. Hay secciones que van a ser fijas en la revista como «No todos los superhéroes llevan capa», donde hablaremos de un científico o científica y como contribuyeron a hacer nuestras vidas más fáciles. En esta sección dejamos claro que Batman está muy bien, pero que un científico también puede ser un superhéroe. Otra sección será «De bata y botas», ahí nos pondremos manos a la obra y explicaremos cómo hacer un experimento. Además, hay cuentos sobre dinosaurios, el lince ibérico, los planetas…

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *