Inicio»Textos que nos llegan»Blog del autor»¿Es posible realizar una obra literaria en Twitter?: El hombre de tweed

¿Es posible realizar una obra literaria en Twitter?: El hombre de tweed

0
Compartidos
Pinterest Google+
el-hombre-de-tweed-cuadro-de-franco-rasma
La imagen de El hombre de tweed procede de una obra de Franco Rasma

Hace tiempo que quería encontrar un hueco para hablar sobre El hombre de tweed, la cuenta de twitter del escritor mejicano Mauricio Montiel Figueiras. Y junto a ella de otros proyectos tuiteros relacionados con la literatura. La posibilidad anunciada recientemente del cierre de la cuenta me lleva ya a tratarla obligado por las circunstancias, como suele ser costumbre en esta casa en la que se procrastina hasta niveles de récord. No sé si finalmente su autor, desanimado por algunos percances con comentarios ofensivos, decidirá acabar con su criatura como anunció hace unos días o se animará a continuar. Esperemos que sea lo último. O quizá tampoco pase nada y este Hombre cuya imagen procede de los cuadros del italiano Franco Rasma haya cumplido su tarea y quede vagando para siempre por la red o bien desaparezca del todo y no deje ni el rastro de un fantasma. Quién sabe.

La posibilidad de realizar una cuenta de twitter sobre literatura pero que además sea a su vez un proyecto literario creativo es bien difícil habida cuenta de las características de esta red social: inmediatez, velocidad, mucho ruido y mensajes cortísimos. Además dichos mensajes quedan inmediatamente sepultados por la propia actividad de la cuenta. Podríamos considerar en cierto modo que incluso es una red anti-literaria, en el sentido de que dinamita la tranquilidad que requiere el ingenio o la buena escritura. Aunque también tiene ciertas virtudes en este aspecto, como el estímulo a la imaginación que ofrecen tantos contactos humanos que publican de forma incesante y la posible comunicación con ellos. Según como se mire.

El caso es que El hombre de tweed es el perfecto ejemplo de cómo lograr algo tan complicado, saliendo airoso de la aventura. Seguramente haya cuentas creativas literarias mejores, no lo sé, pero creo que de momento es raro encontrar algunas tan sencillas, humildes, completas y eficaces en su empeño. Y por supuesto interesantes.

¿Qué es El hombre de Tweed? O al menos qué es desde el punto de vista de un lector como el que suscribe estas palabras. El hombre de Tweed es una combinación de diversas posibilidades, desde noticias literarias o entrevistas, a pequeñas bromas, unido a una serie de textos recurrentes que forman la columna vertebral de la cuenta.

En primer lugar las palabras de los propios escritores, siempre sobre un tema en concreto y publicadas como «disparos» de diez en diez.

En segundo lugar una serie, también en forma de «disparos» de efemérides inventadas de tipo poético.

En tercer lugar una relación con otra cuenta de twitter, La mujer de M, cuya imagen procede de los cuadros de Edward Hopper.

Y en cuarto lugar cuentos en tuits o poemas del propio autor, muchas veces jugando con la propia estética del Twitter, es decir, utilizando numerosos puntos y aparte para alargar verticalmente los mensaje, poniendo signos de puntuación poco habituales como corchetes para crear efectos y peculiaridades etc.

mauricio-montiel-figueiras-bellagio
Mauricio Montiel Figueiras, autor de El hombre de tweed. Foto publicada originalmente en Nokton Magazine

El conjunto puede parecer simple, y sin embargo, la alternancia de todos estos elementos va formando una peculiar cuenta de creación literaria que tiene además una particularidad: transmite en todo momento, y a pesar de los asuntos tratados, algo parecido a la alegría, una sensación difícil de explicar que seguro reconocen los seguidores de El hombre de Tweed. No hay además afectación o pedantería en ningún momento.

En los últimos meses, lástima, todos este conjunto dejó de publicarse para pasar a ser una cuenta más convencional, en incluso el contenido fue borrado, no sabemos si para siempre o para formar parte de otro proyecto, lo que ya presagiaba el cierre de esta particular «novela» en movimiento. En cualquier caso, si el lector está interesado seguramente pueda hallar fragmentos por la red sin muchas dificultades.

Nos quedamos con el estímulo que nos produjo el trabajo de Mauricio Montiel, quien ha demostrado que mediante una labor honrada y modesta se puede plantear una obra de ficción en twitter, gracias a la poco convencional forma de combinar elementos, en principio, muy convencionales. La clave es el hilo con el que se enhebran. En este caso resistente y con puntadas perfectamente dadas. Si tenemos que despedirnos de su criatura, lo haremos con la satisfacción de haber leído un bonito experimento.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *