Inicio»fila1»La crítica a la izquierda de Dwight Macdonald

La crítica a la izquierda de Dwight Macdonald

0
Compartidos
Pinterest Google+

«Todo el mundo tiene derecho a ser estúpido, pero el camarada Macdonald abusa de este privilegio», son las gentiles palabras que Leon Trotski dedicaba al autor de La raíz es el hombre (Ediciones Salmón, 2017). No serían los únicos halagos que recibiría tras erigirse como esa voz capaz de cuestionar a la izquierda desde la propia izquierda. Cascarrabias, utópico y excéntrico fueron otras lindezas de sus detractores, quizás porque éstos llegaron a considerar que los argumentos de hasta su entonces camarada debilitaban esa postura política que para ellos fue más una doctrina, un dogma inquebrantable. Dwigtht Macdonald sostuvo entonces que  la noción de izquierda resultaba indefendible.

Portada de la revista politics, editada por Dwight Macdonalds
Portada de la revista politics, editada por Dwight Macdonalds

La raíz es el hombre es el primer libro de este autor que se publica en España. Vio la luz en 1953 y recoge dos artículos publicados en la revista politics que el propio Macdonald ponía en pie en 1944 tras abandonar The Partisan Review, avergonzado por el apoyo de Estados Unidos a la Segunda Guerra Mundial. Era una publicación que no tiraba más de 5.000 ejemplares. Tenía un público muy concreto: los enemigos acérrimos de Macdonald, es decir, los liblabs. Para el autor, los liblabs (liberales + laboristas) eran unos optimistas del progreso que disfrazaban la cruda realidad para hacerla menos dolorosa. En las páginas de politics se firmaron duras crónicas desde el frente de guerra y cartas de miles de objetores de conciencia que fueron encerrados en campos de concentración por negarse a participar en el conflicto.

Ya concluida la II Guerra Mundial, en politics trataron de sentar las bases de un nuevo radicalismo alternativo al totalitarismo comunista de la URSS. Tenía algo de premonitorio. La propia Hannah Arendt, amiga íntima del autor, lo advertía en 1968: «Parece haber sido escrita previendo acontecimientos universales que aún no habían ocurrido.[…] ¿Cómo no sorprenderse por el hecho de que el temperamento de un puñado de escritores marginales de la izquierda de hace veinte años se haya convertido hoy en el ánimo dominante de toda una generación? […] El historial radical de politics es admirable, de hecho, estaba tan ligada al futuro que a menudo su empresa se asemeja al ensayo general de la obra […]».

Regenerar lo utópico

«El programa socialista se ha revelado como una utopía» sentenciaba Macdonald. Aseguraba que si los marxistas reconocían que el verdadero sucesor del capitalismo no era el socialismo, sino el colectivismo burocrático, habría que crear un nuevo programa que pudiese defender los intereses de los esclavos de la sociedad burocrática totalitaria. El socialismo, por tanto, había quedado obsoleto. Se hacía necesario un nuevo planteamiento de la izquierda.

La propuesta de Macdonald pasa por aceptar la convivencia de dos nuevos conceptos: progresistas versus radicales. Los progresistas serían aquellos que consideran que el dominio del hombre sobre la naturaleza es algo bueno y únicamente posible a través del conocimiento científico. En esta lista se encontrarían, con sus matices, los comunistas, los laboristas y los socialistas europeos. Los radicales, en cambio, ponen en el centro de todo al hombre y enfatizan más en lo profundo de la naturaleza humana. Son más escépticos a la hora de otorgar a la ciencia la capacidad de explicarlo todo. Aquí es donde se enmarca el pensamiento de Macdonald, que apuesta por una acción política a pequeña escala sosteniendo que cada hombre cuenta. Apela a la responsabilidad moral del individuo, pues considera poco probable una acción de las masas. Para él, cada hombre puede hacer algo frente a la tiranía de la Ciencia disfrazada de progreso y al enorme aparato burocrático.

Dwight Macdonald. Fuente: Front Porch Republic.
Dwight Macdonald. Fuente: Front Porch Republic.

Otra tercera vía a la izquierda

Ni capitalista, ni socialista. Entre dos aguas. Así se resumiría lo que vino a llamarse la Tercera Vía, el campo de cultivo del nuevo socialismo que resolvía las contradicciones del pensamiento económico de Marx. Tras la II Guerra Mundial, los Estados han optado por el colectivismo burocrático acogiéndose a las leyes keynesianas del denominado New Deal y la nacionalización de sectores estratégicos (banca, industria, infraestructura….). El Estado desempeña un papel fundamental, pues es el encargado de diseñar las reglas del juego, leyes que regulan el mercado.

Macdonald se negaba a creer que fuese la única vía posible. Explicaba en qué lugar quedaba el hombre en esta nueva realidad social: «Tengo la sensación de que […] la conciencia (y la conciencia moral) son menos “reales” que el ambiente material, y que el individuo es menos “real” que la sociedad. En otras palabras, que la conciencia y el individuo dependerían del ambiente material y de la sociedad, que los condicionarían».

Karl Marx lo argumentó de otra forma: «Para Hegel, el punto de partida es el Estado. En una democracia, el punto de partida es el hombre. El hombre no está hecho para la ley, sino la ley para el hombre». No obstante, Macdonald profundiza aún más en el papel del individuo. Asegura que para rescatar al hombre de la alienación que padece sería necesaria una sociedad capaz de abolir las barreras que le impiden su pleno desarrollo, estar completamente satisfecho con su trabajo, su vida personal, su tiempo libre… Para ello el individuo tiene que comprender qué está haciendo y comprometerse con ello, siendo consciente además de los límites de su personalidad.

En definitiva, Macdonald defendía que el hombre tenía en sí mismo la única herramienta para ser libre: su propia ética. Esta forma de entender la realidad pone de relieve una máxima enunciada por Karl Marx en 1844: «Ser radical es entender el problema de raíz. Ahora la raíz de la humanidad es el hombre».

1 Comentario

  1. […] «el Rimbaud de la pintura»). Se lee en general tan poca poesía, qué pena me da esto. Además, Belén ha escrito sobre Dwight McDonald y La raíz es el  hombre; va en portada. Y, bueno, más […]

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *