Inicio»Portada»El exilio es ir por el mundo de prestado

El exilio es ir por el mundo de prestado

0
Compartidos
Pinterest Google+

9788494434747-maria-zambranoEra un día frío y lluvioso del mes de enero de 1939. Personas de todas las edades, dispuestas en fila, iban a pasar la frontera desde España hasta Francia. Había mujeres y hombres jóvenes, criaturas y personas mayores. María Zambrano distinguió allí, entra la gente, al poeta Antonio Machado, que caminaba del brazo de su madre sin saberse muy bien si era la madre quien sostenía al hijo o era el hijo el que abrazaba a la madre. María los abrazó y con ella y con él cruzó la frontera.

Todo el mundo estaba triste, desalentado. Dejaban atrás su tierra, sus raíces, sus amistades. Y dejaban, sobre todo, infinidad de ilusiones, iniciativas, proyectos a medio hacer en medio de un montón de ruinas. Todo a consecuencia de la guerra civil española.

Allí empezaba el exilio, María lo sabía. El exilio es ir por el mundo de prestado, vivir en otro lugar que no es el que eliges, no saber qué tierra ni qué casa pisarás mañana. A María le dolía el exilio, pero le dolía también su gente, la gente de España: en el momento de traspasar la frontera supo que en el mismo hueco del corazón ella contraía un deber de amor con quienes se quedaban.

¿Por qué se iban? Se iban, tenían que irse o morirían, ella y todos los que se habían proclamado republicanos o colaborado con la República. La república, o cosa pública, es una forma de gobierno que se asienta en la constitutción con el fin de garantizar los derechos, las libertades y la igualdad ante la Ley. La república es incompatible con la tiranía y la monarquía. Un golpe militar terminó con aquella II República. El pueblo españos, dificido en dos bandos, llevaba ya tres años desangrándose en u na guerra civil y lo que se avecinaba era el final: había que marcharse.

María viajaba con su madre, su hermana y su cuñado, y echaba de menos a su padre, que había muerto tres meses antes. Y echaba también de menos a su maestro en Filosofía, José Ortega y Gasset, que se quedaba. María no entendía el silecio del maestro antes las injusticias y la barbarie, y su figura se le desmoronaba y le dolía por dentro.

¿Quién era esa joven mujer que se encaminaba al exilio? Volvamos unos años atrás en el tiempo…


Es así como comienza María Zambrano, de Juana Castro (Sabina editorial, 2016). Podéis conseguirlo, ya lo sabéis, en nuestra generosa red de librerías. Si no ves en el mapa una que te quede a mano, pregúntanos, librerantes@librerantes.com, que es cierto que a veces no nos da la vida para incluir todas las que nos van pidiendo libros.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *