Inicio»Puentes»Avances»Notas de prensa»Cuando las alcantarillas o farolas se convierten en lienzos

Cuando las alcantarillas o farolas se convierten en lienzos

0
Compartidos
Pinterest Google+

Los elegidos: 15 tapas de farolas, 11 de alcantarillado y 6 papeleras.

Hace años, en un blog ya desaparecido de una ciudad de provincias, una serie de artículos solicitaban mirar al suelo a los paseantes. Y que se fijaran, por ejemplo, en las tapaderas de las alcantarillas o las de las que cubren otros servicios. La desaparecida página pedía también atención para lugares poco acostumbrados, en los que no reparamos: pequeñas inscripciones, tapas de farolas, escudos minúsculos, señales o letreros… De esa manera se iba formando una especie de ciudad alternativa que casi siempre parece invisible. Los signos, símbolos, dibujos, indicaciones o información que contenían estos objetos iban desarrollando una narración del lugar donde vivían las personas, que normalmente permanecían ajenas a estos datos.

Al referirse o tratar además de cuestiones prácticas, un examen minucioso de esos elementos permitía extraer en cierto modo una interpretación más certera de una población. Hay que desengañarse. Una cloaca habla más de nosotros mismos que una hazaña del héroe de turno en la batalla de tal o cual. Aquel poste telefónico seguramente sea un historiador de mejor calidad que el cantar de gesta o la noticia con el busto parlante del preboste de turno. La particularidad de aquella propuesta del mencionado (y tristemente borrado) blog era que casi todas aquellas piezas metálicas eran bastante antiguas. La más jóvenes tenía un buen puñado de décadas.

Por algún motivo, aquellas tapas o letreros, estaban fabricados con cierta dedicación artesanal, y por cuestiones evidentes debían contener más información que los modernos. No era sólo nostalgia o admiración vintage. Ciertamente, y por supuesto dentro de lo que cabe, resultaban cuidados y útiles en comparación. Hoy día poco podemos sacar de la puertecilla de una farola, francamente. Sí, la papelera ya no es lo que era…

Argot

Pero no hay mal que por bien no venga, ha debido decirse la librería Argot de Castellón, que ha puesto en marcha la I Muestra de Arte Urbano de la calle San Vicente de esa localidad, junto a otros comerciantes de la zona y con el apoyo del Ayuntamiento. Los elegidos: 15 tapas de farolas, 11 de alcantarillado y 6 papeleras. Esta es la calle San Vicente.

¿Y qué hay que hacer? Convertirlas en un soporte artístico. Para ellos se ponen en marcha dos fases. En la primera los artistas (individualmente o por grupos) presentan una propuesta. En la segunda se lleva a cabo un concurso con jurado en el que se eligen a las mejores obras. La calidad, limpieza, maestría u originalidad serán algunos de los criterios que se valorarán.

AlcantarillaLas posibilidades de convertir estos objetos en arte son múltiples y desde hace décadas se emplean como auténticos lienzos para mostrar sobre todo pinturas realizadas con spray. Gracias a los buscadores se pueden encontrar auténticas maravillas, pero hemos querido traer este enlace con algunos ejemplos sencillos y graciosos centrados en el alcantarillado. El del juego ochentero «Simón» ha hecho surcar una lagrimilla por el rostro a los ya maduritos redactores de librerantes, ay.  Si es que así da gusto tener aguas fecales bajo nuestros pies.

[Aquí les dejamos también un enlace con algunas recomendaciones de libros sobre arte urbano.]

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *