Entradas en la Categoría

Crónica

Cosas que pasan en las librerías

Caídas, de Teresa Soto, en Madrid — ¿Cómo presentarías a un amigo? —le dijo ella. — Con una sonrisa —respondió él. Así empezamos la presentación del poemario , de Teresa Soto. Así queríamos empezar. Sin superlativos ni parafernalias. Desde lo pequeñito, lo cercano. Desde la alegría que se siente al publicar un libro como ese. Un libro que busca amigos, o más bien, cómplices. Así empezamos la presentación, entre cómplices: Teresa Soto, la autora del libro, Nicholas F. Callaway, el autor

El Libro: Escuchar Irán, de Patricia Almarcegui. Lugar: Librería Rafael Alberti. Calle Tutor, 57. Madrid Hora: 19:00 h. La redactora, que va a hacer también unas fotos, llega una media hora tarde por un error fatal de cálculo. Piensa, según escribe estas líneas, que tal vez no sea buena idea hablar de sí misma en tercera persona. Lo deja estar. Intevienen: Javier Castro, editor de Newcastle; Jesús Marchamalo, escritor y periodista; la propia autora. «Este libro es un relato pasado.

Retomamos donde lo dejamos la serie sobre librerías y sus gentes. Fotógrafo y redactora nos acercamos para charlar con la librera Viviana hasta Trafiantes de sueños (en la calle Duque de alba, cerquita del mercado de la cebada, Tirso de Molina), una de las librerías con más personalidad de la capital, con un fondo —también nos referimos a los libros aquí— claro, contundente, generoso.

Alain Badiou en diálogo con Nicolas Truong en Elogio del teatro  «Tienes entre tus manos una preciosa oportunidad: dos franceses van a contarte, como si estuvieras con ellos una cálida tarde de verano a orillas del Ródno, acerca del teatro Dónde nació, a qué peligros se ha enfrentado, cuáles son sus poderes mágicos y qué efectos produce en aquellos que los prueban». María Folguera en el prólogo a Elogio del teatro. Fuimos a la librería —La Central del Reina Sofía, otra vez; va a ser

El jueves librerante de mayo lo celebramos en la Librería Rafael Alberti. Tienta mimetizar a Machado, diciendo aquello de Navegante no hay…, se hace… al navegar». Pero faltan las palabras, sobran, se confunden, hierran… No hay tierra firme para quien se hace a la mar, no hay tierra firme para quien se hace a la lectura, hay tierra en las profundidades, a lo lejos. Y para llegar a ella hay que embarcarse en el buen libro, pues no todos los libros zarpan.

El titular: Se inunda la histórica librería Rafael Alberti de Madrid Una inundación creaba un aparatoso accidente esta semana en la conocidísima libreria Alberti, de Madrid. Su responsable, Lola Larumbe, lo contaba en la Cadena Ser. Lo mejor, con lo que nos quedamos, es que para acabar con esta librería se necesitarían un puñado de tsunamis, uno solo no es, ahora lo sabemos, suficiente. Y lo mejor de lo mejor la corriente de solidaridad que les ha apoyado y les

Abrir una librería en estos momentos tiene bastante riesgo, abrir una librería especializada en ensayo requiere de un convencimiento en el proyecto más que sólido para atreverse con semejante doble mortal con tirabuzón. «Es que somos así de estupendos», bromea Chus Tudelilla, responsable de La Casa Amarilla, que se inauguró el pasado miércoles 16 de noviembre en Zaragoza. Hemos dicho librería, pero es algo más que eso. Se trata de una simbiosis entre librería y galería de arte. Chus Tudelilla

Número 3 de Principia, La oscuridad; primer episodio de la segunda temporada, ya en librerías Os dejamos aquí una fotos y el audio con la divertida a la par que muy interesante y reveladora charla de José Manuel López Nicolás, profesor de bioquímica de la Universidad de Murcia (aquí enlazamos su blog, Scientia), un breve recorrido por las distintas secciones de Principia por parte de Cristina Escandón, directora de Arte de Principia, y la mesa redonda en torno a las distintas cuestiones que se plantearon

O por qué hay que estudiar filosofía en las escuelas. Otra razón más El proceso es el siguiente: selecciono una serie de citas textuales, se las paso a Max y él las dibuja, hace una especie de aproximación intuitiva, no filosófica, él no es filósofo; de hecho, él suele decir que es mi primer aprendiz de filosofía. Maite Larrauri en librería Muga el pasado 17 de marzo. Me van a entender mejor quienes como yo siguen y devoran los títulos de la colección

El primer día llovió a cántaros, un chaparrón de los buenos, de esos que luego dejan un olor a tierra mojada un buen rato, incluso en Madrid. Y el segundo también. Pensaba, según llegaba el sábado por la tarde, tan contenta, celebrando que, a buen seguro, entre unas cosas —las lluvias— y otras —un partido de fútbol de esos que paralizan media España y fastidian a la otra mitad—, no iba a encontrarme con el desquiciado mogollón de gente que suele acudir