Entradas en la Categoría

fila2

«¿Le gustan las orquídeas? Yo las odio. Su tejido es demasiado parecido a la carne humana, sus tallos parecen dedos de cadáveres recién lavados, y su perfume tiene la podrida dulzura de una prostituta». Son palabras que el general Sternwood le dice a Philip Marlowe la primera vez que se ven, en el invernadero de la mansión de Sternwood, que ha contratado a Marlowe para que libre a su hija menor de un chantajista. Están en El sueño eterno, primera

Aún me estremezco al recordar las imágenes. Niños, mujeres, padres. Todos corriendo sin rumbo, huyendo de la muerte. El horror estaba dibujado en sus rostros. Sus ojos suplicaban piedad. Dormían ajenos a la dura realidad de una guerra que casi cumple siete años. Una guerra que se ha cobrado la vida de más de 312.000 personas (un tercio de ellas civiles) y ha truncado el futuro de la mitad de los 23 millones de sirios que se han visto obligados

Pedacitos de un viaje por Estados Unidos Múltiples códigos, muchos trozos… para lograr entender Lo que América puede (Varasek ediciones, 2017), el libro de Billy E. Morreale, que es también Sole Sánchez o Le Parody, o una mezcla de ambas, pedacitos de las tres… La entrevista completa a su autora, a continuación. Puedes encontrar —o encargarlo, si en ese momento no lo tienen— Lo que América puede en estas librerías. Si no ves en el mapa una que te quede

El poder del silencio de los libros, que despierta nuestros sentidos antes de que conozcamos el tesoro que encierra. Ayer fue un día bastante triste (salvo la tardenoche, como luego estuvimos de librerías). Muy triste; me lo pasé discutiendo con una librera a la que un tipo más listo que donde los hacen —ya hemos hablado de él en anteriores entregas: no se ha equivocado en toda su vida una sola vez, al menos no que nosotras sepamos— le ha pasado graciosamente un balón que no tenía por qué ir para ella —o tal vez sí, no lo sé— y que entró en una dinámica tan mala como la mía; esto es, el discutir no para llegar a una solución, sino para acabar demostrando, nada más, que llevábamos razón, cada una en lo suyo.

Esta viñeta de Pat Carra pertenece al libro La bella durmiente hace el turno de noche, de Sabina editorial. Pueden conseguirlo, ya lo saben, en la generosa red de librerías con las que trabajamos.

Las memorias de Bob Pop Es mucho más que un diario. Es una recopilación de todo eso que ha leído y vivido y le define: una mezcla de muchos diarios ajenos a Bob Pop en los que se encontró a él mismo. Según el propio autor confiesa en esta entrevista en Cadena SER, todo lo que tenía que contar ya lo habían contado otros. Por eso, argumenta, en «el diario habla mucho de lo que leo, más que de lo
Salvador Espríu. Por Arturo Espinosa.

A José Ángel Cilleruelo   LETIZIA, de Salvador Espriu, vio su primera luz en 1937 en las Edicions de la Rosa del Vents, en un volumen que, aunque titulado en cubierta solo con el nombre de la protagonista del relato que nos ocupa, se completaba por aquel entonces con el relato «Fedra» y un conjunto de textos breves bajo el epígrafe «Otras prosas», tal como lo hemos conocido en las posteriores ediciones que se han impreso, ya con el título

Letras impresas, pero también sonoras Víctor Nubla no es únicamente el autor de El viaje secreto de Elidan Marau a través del Mar de Leche. Es escritor, músico, compositor, ilustrador. Va y viene desdibujando las fronteras de las cosas. En esta ocasión, visita la radio para hablarnos de música. Lo hace en el programa Con las ondas en la masa, producido por Javi Álvarez para la Radio del Museo Reina Sofía.   Puedes encontrar —o encargarlo, si en ese momento no

No pensé jamás que algún día me despertase curiosidad algo de ese programa. Sin embargo, tengo que admitir que me hizo gracia el juicio a una joven que habría sido infiel a su chico. Lo cierto es que el jurado mediático otorgó plena fiabilidad al resultado aportado por dicha máquina: la máquina de la verdad o, mejor dicho, de la mentira. No ha lugar más pruebas. Muy dramático todo, para qué les voy a mentir, si me van a pillar.

Lo primero que me viene a la cabeza cuando pienso en Hemingway son dos imágenes violentas. La primera explicada por él mismo en París era una fiesta; la soberana paliza que le pegó a su mujer por perderle la maleta donde guardaba todos sus manuscritos. La segunda explicada por Guillermo Cabrera Infante, no recuerdo ahora si en Cine o sardina o en una entrevista de prensa; Hemingway le invitó a pescar el pez espada. Una vez en alta mar, el