Entradas en la Categoría

fila1

La frase es de mi hija. No dejará de sorprenderme su capacidad para ser feliz, su sentido del humor, con lo chiquitina que ha sido, la madre tan cargada de trabajo que ha tenido casi desde que era un bebé. Doy las gracias al cielo cada día. De corazón. Recuerdo que me lo soltó cuando llegamos al coche para volver de no sé qué recado, estaríamos comprando los regalos de reyes en Venir a cuento, me parece; me pusieron dos multas casi a

Maite Larrauri (Valencia, 1950) fue durante más de treinta y cinco años profesora de filosofía en centros de enseñanza media, militó activamente en la oposición antifranquista e introdujo en España el feminismo italiano de la diferencia.

El grito inútil ¿Qué vale una mujer? ¿Para qué sirve una mujer viviendo en puro grito? ¿Qué puede una mujer en la riada donde naufragan tantos superhombres y van desmoronándose las frentes alzadas como diques orgullosos cuando las aguas discurrían lentas? ¿Qué puedo yo con estos pies de arcilla rondando las provincias del pecado, trepando por las dunas, resbalándome por todos los problemas sin remedio? ¿Qué puedo yo, menesterosa, incrédula, con solo esta canción, esta porfía limando y escociéndome la

Continuar trabajando para demostrar que las artes y las ciencias son humanas a partes iguales, beber de eso que viene a llamarse cultura. Cuando regresar se hace costumbre, solo puede ser por una razón: sentirse tan bien que uno añora volver y compartir una vez más. Es, sin duda, la clave de la Librería Muga. Repites. Por eso Principia ha vuelto a ese rincón de la Avenida Pablo Neruda, a Vallecas, porque se siente como en casa. Se ha servido de

Es un cuentista apasionado. Regenta la librería Tusitala, cuyo nombre es un sentido homenaje a Robert Louis Stevenson, que se dedicó a contar historias a los aborígenes. El autor de Aniversario (Lupercalia Ediciones, 2017) es también un ávido lector, tanto de novela como de relato corto. Eso sí, gusta y mucho, de estos últimos. Quizás por aquello de que lo bueno, si breve, dos veces bueno. O, como explica él mismo, porque «en los cuentos se pueden condensar grandes ideas literarias, que

Esta semana empezó muy bien: Varasek tenía ya lista la 2ª edición de Círculo de hueso y, además, llegaba el 17º Buccaneers: Geometría básica, Lupercalia estrenaba marzo con una novela negra, de la mano de Unai García, Morir tranquilo. La vida parecía sonreír para no parar de hacerlo a esta pequeña distribuidora. Ha sido la semana en que nos hemos leído las memorias de Emilio Salgari. También hemos conocido al librero mayor de Machado (¿O eso fue la semana anterior?), con el que pasé un
Dwight Macdonald. Fuente: Front Porch Republic.

«Todo el mundo tiene derecho a ser estúpido, pero el camarada Macdonald abusa de este privilegio», son las gentiles palabras que Leon Trotski dedicaba al autor de La raíz es el hombre (Ediciones Salmón, 2017). No serían los únicos halagos que recibiría tras erigirse como esa voz capaz de cuestionar a la izquierda desde la propia izquierda. Cascarrabias, utópico y excéntrico fueron otras lindezas de sus detractores, quizás porque éstos llegaron a considerar que los argumentos de hasta su entonces camarada

La idea de esta serie se nos ocurrió leyendo El Gabinete de Sísifo; concretamente un artículo de Alejandro Gamero sobre El famoso cuestionario de Marcel Proust para conocer mejor a alguien, que, por cierto, no era suyo. Pueden leer la anécdota completa aquí. Son 30 preguntas. Hoy contesta Bob Pop, autor de Días Ajenos

Antes de nada, os invitamos a leer un fragmento de En la ‘pelu’ con El Puma, la crónica escogida por Rafael Dochao, autor de Crónicas Jemeres para interpretar él mismo en la presentación que tuvo lugar en la Librería Los Editores. Un evento que echó abajo ese mito que dibuja a los diplomáticos como seres aburridos, enfundados en trajes y armados de protocolo hasta los dientes. Se podría decir que Rafael Dochao es diplomático de profesión, viajero por devoción y

Sobre algún pecado y lo difícil que es dar las gracias sin quedar demasiado moñas Esta quincena, como me han dicho ya dos libreros —a los que además les tengo aprecio sincero, que esto es lo que tiene, que une mucho—  que parece que estoy enfadadísima, me había propuesto contar nada más que cosas buenas, porque no lo estoy, digo, enfadada, todo lo contrario… pero no me va a salir, estoy viendo, según me he sentado a mi mesa, lo