Inicio»Gente de letras»Crónica»Librerantes en librería Muga

Librerantes en librería Muga

0
Compartidos
Pinterest Google+

logo_muga_01

Así lo cuentan desde Muga. Librerantes… ¿Quiénes son? ¿Qué son?  Librerantes es un proyecto que nace desde dentro del mundo del libro para enriquecerlo. Librerantes es un proyecto excéntrico que surge desde la periferia (como Librería Muga, por cierto…) para llevar los libros al único centro sobre el que gira este universo: los lectores. Esto es lo que digo yo de Librerantes. Y esto es lo que dicen en su web sobre quiénes son y qué hacen. Son un conglomerado de editoras y editores independientes, con intereses diversos, pero con dos puntos en común: por un lado, a sus libros les gusta estar en las librerías y por otro lado, a los libreros nos gusta tener sus libros. Por eso, hemos invitado a las/los Librerantes a ocupar nuestras mesas y escaparates durante unas cuantas semanas con la parte de su catálogo que más nos gusta y con las novedades que irán publicando.

Muga
Tuit con el que Muga anunciaba el #SomosLibrerantes

Además, estamos preparando encuentros en la librería en torno a estos libros Librerantes. Y cada semana, en Muga elegirán algunos títulos de los que Igor escribirá una breve reseña con las razones por las que un libro o revista les ha encandilado y conquistado.

Esta semana, empezamos con tres referencias para abrir boca… y cerrar otras.

Del amor sin miedo

hamor-2Varias autoras, (H)amor2, Continta me Tienes, 2015.
En esta fantástica segunda entrega de reflexiones recopilada por Continta me tienes, se pone una vez más el amor en el punto de mira. El amor para ser repensado, reformulado, cuestionado, pero no solo para ser comprendido (o recomprendido) sino también como punto de partida para comprender y conocer.
¿Qué tomamos por natural, por algo dado, en nuestro concepto de amor y sus alrededores? Fenómenos como la monogamia o la percepción de nuestro propio género pueden resultar ser entes no tan inamovibles como pretendemos, y a partir de entonces ¿cómo influiría la revisión de estas estructuras en nuestra vida y la de los que están a nuestro alrededor?
Estas preguntas sin duda pueden suscitar suspicacia, incluso temor. Y es que, si tenemos como punto de partida que nos fundamos en el otro y en las relaciones que establecemos con ese otro, desdibujar la definición de amor es también desdibujarnos a nosotros mismos. Este libro supone pues, una propuesta de exploración y cuestionamiento de cómo construimos nuestras interacciones y cómo nos construimos. por lo tanto, nosotros. Todas esas perspectivas aquí reunidas forman un desafiante viaje por el amor más allá de la norma, más allá del miedo a lo desconocido, un amor explorador o, como las editoras lo llaman, un amor excéntrico.

Una revista de ciencia que es un libro de relatos

principiaPrincipia Magazine #2. Episodio 2. Temporada 1, Principia, 2015.
El lema de esta revista es “una única cultura”, que en algún lugar desarrollan algo más: “Principia. Una única cultura: ciencia, ilustración y arte”. Buen lema.
Acabo de terminar el número 2, dedicado a “la llegada del otoño, la caída de las hojas, el frío del invierno y el hielo” y creo que el lema que han elegido funciona muy, muy bien. Porque Principia me parece también un ejemplo de que ciencia y humanidades no son mundos paralelos, que pueden seguir dialogando, no vivir de espaldas, mirándose con recelo. Una única cultura desde el momento en que se puede hacer una revista científica que se introduce en el terreno de la antropología (“Vivir más allá del círculo polar ártico”), la historia (“Un criminal invisible y famélico”), el relato de viajes (“El diario imaginario de Ingrid”) o la música (“Armonía numérica”)… y salir airoso.
Una única cultura, por encima de todo, porque uno acaba de leer la revista y tiene la sensación de haber disfrutado de un libro de relatos, de los cuentos de un autor con intereses y obsesiones como cualquier otro (en este caso el frío, pero podría ser igualmente el sexo o los extraterrestres…), que en cada relato intenta encontrar el registro adecuado para contarlo y que puede saltar desde la vida de los inuit en el Ártico al sueño invernal de los osos, desde las alucinaciones por la falta de oxígeno al origen de la gripe española, por poner algunos ejemplos.
Una única cultura. Un gran proyecto. Ciencia e ilustración. Ciencia y literatura. Lee la revista y también la web (principia.io). Haz que se consolide. Nos lo merecemos.

Verdaderamente transgresor

portada Vidas MíasEnrique García Ballesteros, Vidas mías, Lupercalia, 2015.
Verán. Conozco al autor de Vidas mías. Quiero decir que lo he tratado un par de veces. Es un colega del mundo del libro. Me parece un tipo afable. Tiene un punto de humor que comparto. Amigos comunes, además, me hablan muy bien de él.
Pero he decir que, sin ningún genero de dudas, es un verdadero cabrón. O él o sus editores. Quiero decir: no se puede empezar a leer los relatos incluidos en Vidas mías sin aviso previo. Alguien debería avisarte de que te explotará la cabeza en algún momento entre la página 1 y la la 109. Y eso deberían avisártelo y no poner una contraportada tan aséptica: “…trata sobre el amor y la muerte…”, “el amor y el sexo se viven como expresión de un vacío existencial, como una perpetuación del error…”, “…personajes que buscan los límites de la personalidad o de la moral a través de las vidas de distintas personas” ―en su descargo, he de decir que la información sugerida en la biografía de la solapa sí que te deja una tenue sensación del jardín en el que te estás metiendo―. Porque Enrique García Ballesteros es un escritor verdaderamente transgresor y la mayor parte de sus relatos juegan en el límite de lo ofensivo. Ofende al sentido común. Incomoda. Y mientras lo hace, además, quizá te saque una carcajada. Yo lo agradezco.
Si eres muy puritano, no leas Vidas mías. Si te ofendes con facilidad, no leas Vidas mías. Si sueles escoger un libro porque crees que al final serás mejor persona, no leas Vidas mías. No te va a conmover, si acaso, te va a revolver. Estás avisado. Tú la llevas.
Pero si no te reconoces en el anterior párrafo, tampoco debes leer Vidas mías. No lo leas. ¡Cómpralo!. Apoya al autor. Convierte su libro en una referencia de la literatura independiente y underground. Pon tu granito de arena para que venda mil, dos mil, cinco mil ejemplares. No le des excusas para que deje de escribir. Le necesitamos. Ojalá la pluma libre y libertina de Enrique García Ballesteros no se cargue de razones.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *