Dwight Macdonald. Fuente: Front Porch Republic.

9788494510809-El-viaje-secreto-Elidan-

En portada

Dwight Macdonald. Fuente: Front Porch Republic.

«Todo el mundo tiene derecho a ser estúpido, pero el camarada Macdonald abusa de este privilegio», son las gentiles palabras que Leon Trotski dedicaba al autor de La raíz es el hombre (Ediciones Salmón, 2017). No serían los únicos halagos que recibiría tras erigirse como esa voz capaz de cuestionar a la izquierda desde la propia izquierda. Cascarrabias, utópico y excéntrico fueron otras lindezas de sus detractores, quizás porque éstos llegaron a considerar que los argumentos de hasta su entonces camarada

Esta semana empezó muy bien: Varasek tenía ya lista la 2ª edición de Círculo de hueso y, además, llegaba el 17º Buccaneers: Geometría básica, Lupercalia estrenaba marzo con una novela negra, de la mano de Unai García, Morir tranquilo. La vida parecía sonreír para no parar de hacerlo a esta pequeña distribuidora. Ha sido la semana en que nos hemos leído las memorias de Emilio Salgari. También hemos conocido al librero mayor de Machado (¿O eso fue la semana anterior?), con el que pasé un

La idea de esta serie se nos ocurrió leyendo El Gabinete de Sísifo; concretamente un artículo de Alejandro Gamero sobre El famoso cuestionario de Marcel Proust para conocer mejor a alguien, que, por cierto, no era suyo. Pueden leer la anécdota completa aquí. Son 30 preguntas. Hoy contesta Bob Pop, autor de Días Ajenos

Puentes

Enrique Darriba: un Rimbaud de la pintura Conocí a Enrique Darriba justo después de la muerte de mi padre. Marceliano, que así se llamaba mi progenitor, había estado luchando contra un cáncer durante un año pero alea jacta era. De pronto me vi convertido en un adolescente desnortado en aquel barrio del sur de Madrid, Zarzaquemada, sito en Leganés, y que lindaba con el descampado y los polígonos industriales. Por fortuna, desde aquel septiembre de 1981, Enrique Darriba pasó a

Una idea de Harold Bloom  que me sorprendió leyendo El canon occidental fue la de que muchas de las lecturas verdaderamente creativas son erróneas de manera deliberada. Como leí el libro hace seis o siete años, y ahora además está fuera de mi alcance, entre mis libros de Barcelona —tengo una biblioteca escindida y medio embalada—, me es difícil asegurar si eso es lo que en verdad escribía Bloom o se trata de una lectura, a su vez, errónea por mi parte. De todos modos,

Esta viñeta de Pat Carra pertenece al libro La bella durmiente hace el turno de noche, de Sabina editorial. Pueden conseguirlo, ya lo saben, en la generosa red de librerías con las que trabajamos.

Me han gustado también mucho las ilustraciones, la tipografía y la caja. Me gusta, incluso, lo barato que parece todo: así no hay más remedio que fijarse en el qué, el continente no es más que un medio, el vehículo. Uno que además se pude doblar, llevar a la piscina, volver a ojear mientras te comes un bocadillo de jamón serrano. Aquí va un gracias, entonces, que yo esto del leer, cuando llega a mis manos algo con cierta enjundia, lo disfruto mucho.

Madrid, 5 de marzo de 2017 Querida Teresa, Aún perdura el eco de tus versos en nuestra última exposición. Como ya sabes, el colectivo Quinto Espacio tiene la necesidad de buscar otras alternativas a la solemnidad del cubo blanco, como formato expositivo. Así como la necesidad por generar colaboraciones transdisciplinares, desde otros lugares, como el ámbito de la música, la danza o, como en este caso fue, de la poesía y ahí es donde nos cruzamos contigo. Surge la magia

La escritora Maite Larrauri regresa a la radio para poner fin a la colección Filosofía para profanos (FronteraD). La guerra según Simone Weil pone el broche de oro. Abordar la guerra con un poquito de esperanza. La guerra parece que no termina nunca, que no obedece a lógica alguna, si acaso obedece a la necesidad de los humanos varones de demostrar que son más poderosos ganando una guerra. Simone Weil cree existe otro principio en el ser humano: la expectativo

Desde fronterad

Arthur Koestler se suicidó en marzo de 1983 en su casa londinense tras ingerir una dosis mortal de barbitúricos junto a su tercera mujer, Cynthia Jefferies. El escritor tenía setenta y siete años y sufría la enfermedad de Parkinson que se había visto agravada por una leucemia linfática crónica en fase terminal. La decisión no sorprendió a nadie, ya que había pasado los últimos años de vida defendiendo la eutanasia a través de Exit, una organización que afirmaba el derecho

¡Mi abuela de corcho! es una expresión popular muy utilizada por mi abuela. Aunque desconoce su origen y significado exacto con ella muestra sorpresa o enfado. Este proyecto supone un acercamiento a la vida de mi abuela Araceli. A través del espacio pretendo mostrar la paradójica complejidad de una vida tremendamente sencilla pero intensa. Su casa, el 32 de la calle San Francisco, es el manantial de los orígenes de mi familia y su paisaje un territorio cargado de evocaciones. Aquí creció mi padre.

La trágica muerte de Mark Lombardi, que se ahorcó en marzo de 2000, fue un final inapropiado para una vida extremadamente creativa. Utilizando únicamentedocumentación pública, principalmente artículos periodísticos y libros de investigación, Lombardi estudió las interconexiones entre individuos, bancos y otras compañías financieras. (Una exposición reciente en la Pierogi Gallery de Brooklyn (Nueva York) mostraba volúmenes de la biblioteca personal de Lombardi, con títulos como Trust Me (Fíate de mí), The Arms Bazaar (El bazar de armas), y The Grease

COMPARTIR

Librerantes | Distribución de libros y más… (librerías, editoriales, revistas, ebooks, reseñas…)